Conferencia 1, 9:30 am

La vida es una continua siembra y cosecha, un escritor de antaño dijo: "Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino". La Palabra de Dios declara una ley inexorable para toda la humanidad: "todo lo que el hombre sembrare, eso también segará" Gal. 6:7 ¿Cuáles son los hábitos que estás sembrando en tu vida? ¿Tu cosecha te está dando plenitud de vida?

Conferencia 2, 12:00 pm

El enojo es una emoción humana normal y saludable que nos impulsa a accionar cuando las situación así lo requiere, sin embargo, la Palabra de Dios nos advierte de las graves consecuencias cuando perdemos el control, nos lleva a la destrucción, ocasiona muchos problemas laborales, rompe las relaciones personales, y disminuye la calidad de vida. La Escritura dice: "El que fácilmente se enoja hará locuras" Pr. 14:17, en otro pasaje también encontramos: "El hombre iracundo levanta contiendas, Y el furioso muchas veces peca" Pr. 29:22

 

 

Conferencia 3, 5:00 pm

Nuestra sociedad mexicana está experimentando una terribe amenaza, las familias están siendo atacadas por la desintegración debida a muchos factores. Desafortunadamente estamos viendo sus graves consecuencias, en la violencia, el crimen, la deshonestidad, y la pérdida del amor verdadero en las relaciones. ¿Cuáles son estos factores que están contribuyendo a la destrucción de las familias? ¿Cómo podemos encontrar en la Palabra de Dios esperanza para nuestras familias?

Conferencia 4, 7:30 pm

Los personas somos seres emocionales, expresamos nuestra vida a través de una diversidad de expresiones vértidas en emociones. Todas nuestras emociones son normales y saludables para vivir, sin embargo, cuando estas nos dominan, pueden llevarnos a tomar malas decisiones. Las emociones son como un carrusel que nos pueden llevar a momentos altos en nuestra vida y en otros a sumergirnos en la desesperación. La Palabra de Dios dice: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" Jer. 17:9. En otro pasaje las Escrituras nos advierten: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida". Pr. 4:23.